Elementos fundamentales de una investigación

https://cdn.ttc.io/i/fit/1000/0/sm/0/plain/kit.exposingtheinvisible.org/il/Investigation-Concepts_01-cik-illustration.png


Resumen: Una mirada a los elementos más importantes de una investigación: que constituye una buena evidencia, cómo desarrollar un proceso de documentación sólido, el valor de la verificación y la clave para un comienzo seguro

Construir pruebas sólidas

A lo largo de este Kit utilizamos el significado genérico de «evidencia»: información que es material para la pregunta, problema, persona o proceso que se está investigando. Existen definiciones legales de «evidencia» que pueden ser mucho más estrictas, pero este significado genérico sirve para investigaciones más diversas.

La evidencia te permite confirmar una afirmación o hipótesis, es una prueba de algo que sucedió o no; Interpretar y atribuir significado a la información recopilada genera un cuerpo de evidencia. Es importante tener en cuenta que no toda la información es, o puede convertirse, en evidencia.

La investigación es un proceso de recolección de evidencia organizada, que pretende aproximarse lo más posible a la verdad. El pasado deja residuos: polvo, huellas, documentos, videos, grabaciones de audio, testigos, olores, papeleo, la presencia o ausencia de algo que estaba o no ahí antes. Recopilar evidencia significa encontrar y verificar estos rastros. Si bien es imposible recrear la historia, estos rastros de eventos, relaciones, transacciones o lugares pueden funcionar para demostrar que tu historia se basa en la realidad.

Si piensas en tu investigación como un rompecabezas, cada enlace o conexión te lleva un paso más cerca de ver el panorama, a medida que se conectan más piezas la imagen comienza a ser más clara. No importa cuánta información se recopila, siempre tiene algo que no tenía al principio: un marco más claro que delimite la búsqueda, un boceto de una imagen o de un mapa, una nueva fuente de información o incluso el punto de partida para una nueva investigación. Identificar los vínculos entre las piezas de información nos acercará a las respuestas que buscamos y a la evidencia para probarla.

Cuando se reúne suficiente evidencia buena, la información que se tiene estará bien respaldada y más cercana a la verdad, de lo contrario, cualquier conclusión a la que se intente llegar será incompleta en el mejor de los casos y completamente incorrecta en el peor. Y queremos una base sólida e inquebrantable.

Lista de verificación para determinar si tienes una buena evidencia:

No todas las pruebas son buenas o relevantes, hay algunas cualidades que distinguen lo que es «bueno» y útil para su investigación. La mejor manera de asegurarse de que se está en el camino correcto es probar la solidez, precisión e integridad de su información y hacer algunas preguntas orientadoras.

  • La buena evidencia es de primera mano. ¿Viste algo? ¿Tienes acceso a las personas involucradas o a documentos oficiales al respecto?
  • La buena evidencia puede ser documentada y preservada. ¿Eres capaz de mapear el camino que te condujo a la evidencia, registrar cada paso de tu proceso de investigación y guardarlo de manera que otras personas investigadoras puedan acceder a ésta luego, confirmar su precisión y darle sentido?
  • La buena evidencia es inmediata, creada o documentada cerca de cuando ocurrió el evento. ¿Pasó mucho tiempo y la evidencia es menos rastreable? ¿Se perdieron grabaciones o documentos? Tienes que desenterrar el pasado o buscar información nueva en otro lugar.
  • La buena evidencia puede ser verificada. ¿Puedes tú y las demás personas verificar y confirmar que lo que se tiene es real y preciso?
  • La buena evidencia tiene orígenes que pueden ser confirmados por un tercero, aparte de la persona que investiga y su fuente. ¿Es la única persona que tiene acceso a la fuente de información y que puede decir que es real? Si es así, esto puede convertirse en una debilidad si alguien cuestiona su evidencia o afirma que la está inventando. Sin embargo, si está tratando con una fuente vulnerable, mantenerlo en secreto puede ser la única opción viable.
  • La buena evidencia contiene información que puede ser confirmada por un tercero. ¿Hay alguna persona o algo más que pueda respaldar sus afirmaciones y pruebas? Una persona experta, testigo u organización que investiga sobre el tema, documento oficial. Mientras más, mejor.
  • La buena evidencia se puede compartir con otras personas. ¿Puede mostrar esta evidencia para respaldar tus argumentos y afirmaciones, o es confidencial y, por lo tanto, no debe divulgarse? Si ese es el caso, es posible que necesitemos formas adicionales de demostrar a los demás que lo que dices es cierto.
  • La buena evidencia tiene una cadena de custodia documentada e ininterrumpida. ¿Registró cada paso de tu proceso de investigación? ¿Guardó todos los resultados con detalles exactos de la fuente, fechas, horas y lugares donde encontró la información? ¿Guardó toda la información de forma segura y se aseguró de que nunca la perdió de vista, que no fue manipulada y que siempre pudo rastrear todo hasta su fuente original?
  • La buena evidencia no está corrupta y se mantiene a salvo de alteraciones. ¿Puede cerciorarse de que nadie no deseado tenga acceso a ella y pueda modificarla de alguna manera?
  • La buena evidencia incluye metadatos tales como información sobre su autor, ubicación, hora. ¿Podemos decir con certeza que sabemos que una foto o un video fueron tomados en el lugar y momento que afirma la fuente y que muestran lo que dicen que muestran? Si recolectamos la evidencia y grabamos las imágenes ¿podemos probar su autenticidad preservando sus metadatos? Cualquier metadato perdido puede ser una debilidad para su evidencia más adelante. Asegúrate de mantenerlos a salvo.
  • La buena evidencia se conecta con otras pruebas y vincula la información. ¿Puedes conectar tu evidencia con otra información y hallazgos de más fuentes para apoyar tu argumento o crear una narrativa más sólida sobre los problemas que estás investigando?
  • La buena evidencia le conducirá a lugares donde su información es débil o incompleta. ¿Abre más preguntas, te muestra brechas de información y nuevas formas de buscar evidencia adicional? Eso es bueno, nos ayudará a obtener una mejor visión general del problema y, en última instancia, a construir un argumento más sólido.
  • La buena evidencia no expone a las fuentes humanas a riesgos que durante la investigación no se pueda manejar. ¿Podría alguien vincular directa o indirectamente su evidencia a una fuente vulnerable que, si se expone, puede estar en peligro? En caso afirmativo, ¿se pueden reducir esos riesgos de alguna manera para proteger esa fuente? ¿Hay alguna forma de encontrar otra evidencia que respalde su narrativa pero no exponga la fuente potencialmente vulnerable? De lo contrario, es posible que se deba reconsiderar el uso de esa evidencia y priorizar la seguridad de sus fuentes y la nuestra.
  • La buena evidencia puede desafiar tus ideas preconcebidas o incluso contradecir lo que crees que es verdad. ¿Muestra que tus expectativas o argumentos no son válidos? ¿Te hace ver un problema desde una perspectiva diferente, o incluso cambia totalmente tu opinión sobre un problema? ¿Creíste en una fuente, pero terminas dudando una vez que analizaste más evidencia de otras fuentes? Esto es algo bueno, y al admitirlo y aceptarlo, se está convirtiendo en un mejor investigador o investigadora, más imparcial y, por lo tanto, más confiable.
  • La buena evidencia habla por sí misma. ¿Puedes mostrar lo que tienes y estar seguro de que la gente entenderá la información y su significado? ¿O todavía necesitas construir una imagen más grande o una narrativa para impulsarla?

No todas las pruebas que descubramos cumplirán con todas las condiciones, eso es de esperarse, pero algunas de las pruebas que encuentres cumplirán muchas de ellas: esas piezas son las que puedes priorizar.

Si no está documentado, no sucedió

Recopilar evidencia, seguir pistas, entrevistar, elaborar un modelo, mapear, planificar y todo el razonamiento que constituye la investigación te será más útil y dará mayor sustento a sus conclusiones si documentamos su proceso. Esto significa hacer un seguimiento de cada paso que damos, de cada pieza de datos y de cada evidencia recopilada con detalles tales como: qué es, dónde, cuándo, por qué y cómo se recopilaron, preservar estos datos en su forma y características iniciales, y mucho más.

El objetivo principal de la documentación es crear un registro verificable de su investigación, llamémoslo «higiene de la investigación», donde se da un mantenimiento regular de ciertas prácticas para garantizar que su investigación sea saludable y que pueda resistir el escrutinio y las críticas si alguien intenta desestimar su evidencia.

Los registros son tanto para nuestra investigación como para las demás personas investigadoras, hacer un seguimiento de sus pasos le hará ser más eficiente como investigador o investigadora y la investigación estará menos expuesta a tener que sortear errores comunes al comenzar. A medida que avance, la documentación puede ayudarle a recordar conclusiones anteriores, cómo obtuvo pistas o evidencia que antes parecía inútil pero que ahora parece importante. También se pueden encontrar cosas que olvidamos seguir investigando o problemas respecto a los cuales queríamos solicitar ayuda a otra persona.

Ser capaz de decir con confianza por qué se buscó una fuente por sobre otra nos convierte la investigación en un recurso mucho más valioso y confiable. Nuestros hábitos de documentación son importantes si se tiene la intención de publicar las conclusiones, si alguna vez habla con la policía, si se presenta un caso ante un tribunal u ofreces tu evidencia a defensoras y defensores de derechos humanos que representan casos de delitos y abusos. Además, si los problemas personales, profesionales, o las condiciones sociopolíticas cambiantes interrumpen nuestro trabajo, será más fácil para otra persona interpretarlo y encargarse del resto de la investigación o usar la evidencia que se logró descubrir. Estos hábitos también son útiles si terminamos colaborando con otras personas.

Si bien la documentación es importante, también hay factores de riesgo, los registros de investigación pueden beneficiar a posibles adversarios si la información cae en manos equivocadas, por ejemplo: alguien decidido a impedir que descubras sus malas acciones.

Es crucial que se evalúe cualquier riesgo potencial al comienzo y durante la investigación, se debe tomar en serio la seguridad de todas las personas, así como mantener la evidencia y la documentación de forma segura, utilizando dispositivos y almacenamiento encriptados para protegerlas del acceso no deseado.

Asegúrate de informar siempre sobre la protección básica de seguridad física y digital y aprende sobre las herramientas y habilidades que puedes necesitar para proteger y mantener los datos almacenados de forma segura. Se abordarán dichos problemas en el Kit, pero también puedes comenzar a consultar los recursos en línea disponibles, como Security in a Box de Tactical Tech (en castellano) o en Security Checklist. Cuando trabajes en situaciones o entornos particularmente complejos, solicita asesoramiento a personas confiables o busca capacitaciones de seguridad a las que pueda asistir si considera que cualquiera de las investigaciones puede presentar el más mínimo riesgo.

Tips para una documentación exhaustiva

  • Toma notas detalladas en las entrevistas:

Si se está entrevistando fuentes o reuniéndose con otros investigadores o investigadoras, siempre toma notas, registra la fecha, las horas de inicio y finalización, la ubicación y los nombres de las y los participantes. Ten en cuenta lo que se discutió y si las mismas personas pueden celebrar una reunión de seguimiento («La persona X y yo decidimos que hablaríamos nuevamente por teléfono el jueves a las 14:00»). Puedes tomar notas a mano, en un dispositivo o usar ambos métodos, siempre que puedas mantenerlas a salvo. La grabación de audio también es una buena manera de realizar un seguimiento de las conversaciones, pero primero obtén el permiso de las personas para grabar, ten cuidado de no exponer las identidades de las personas, especialmente al entrevistar y registrar fuentes vulnerables. La seguridad de todos siempre debe ser tu máxima prioridad.

Las y los investigadores a menudo usan grabaciones ocultas para ayudar a exponer información importante, pero decidimos no abordarlas en este Kit debido a controversias sobre los límites legales en algunos lugares y, lo que es más importante, los riesgos de seguridad asociados a ellas.

  • Realizar seguimiento de la información de contacto

Si estás creando una lista de contactos, incluye no sólo sus nombres e información de contacto, sino también cómo llegó a conocerles, cada vez que han hablado y un resumen de la información que te han ofrecido. Si tienes una lista de empresas, números de teléfono o direcciones de correo electrónico para investigar, por ejemplo, asegúrate de anotar dónde encontraste por primera vez el nombre, número de teléfono o correo electrónico de la empresa. Si tienes información confidencial y fuentes vulnerables y en riesgo, asígnales un alias en todas tus notas y documentos de trabajo, tanto en línea como fuera de línea.

  • Registra tu proceso

Mantén un registro de los pasos de investigación que has tomado y sus resultados, con fechas y detalles de cada herramienta y técnica involucrada en la recopilación de evidencia. Por ejemplo, puedes registrar: «El 3 de enero de 2018, mi compañero de investigación y yo capturamos imágenes de satélite usando Google Earth y documentamos la ubicación de los sitios de construcción de la compañía» o «El 14 de marzo de 2018, intenté llamar a diferentes números de teléfono públicos asociados con la compañía para ver si podía obtener registros, pero me desviaron al correo de voz». A medida que avances en tu investigación, especialmente con investigaciones a largo plazo, esto te ayudará a recordar pasos previos, podrás recordar intentos fallidos de obtener ciertos datos o piezas de información que ya tienes y no debes duplicar.

  • Haz un esquema

A medida que reúnes cada vez más información, es útil crear un esquema narrativo aproximado de lo que has descubierto hasta ahora. Esto servirá como un registro de las diferentes etapas de la investigación y te ayudará a ver qué información puede faltar, si hay nuevas direcciones que debas considerar y si cierta información debe verificarse o refinarse. Además, la creación de mapas visuales de tus datos y del proceso de investigación pueden ayudarte a ver las cosas desde una nueva perspectiva.

  • Protege tu evidencia

Debes crear un registro tanto físico como digital de todas las pruebas; incluye fechas, orígenes, ubicación de almacenamiento e información de seguridad. Tu registro también debe incluir una descripción del estado de la evidencia, quién la recopiló y quién ha interactuado con ella. Mantén todo esto seguro y preferiblemente no todo en un solo lugar para evitar pérdidas o daños totales.

Si no está verificado, no es válido

https://cdn.ttc.io/i/fit/1000/0/sm/0/plain/kit.exposingtheinvisible.org/il/Investigation-Concepts_Breakdown_01-cik-illustration.png

¿Tu ciudad tiene un problema de alcantarillado desde hace una década, pero el alcalde afirma que tiene una varita mágica que puede solucionarlo, sólo si lo votan nuevamente? ¿El país vecino está enviando tropas para tomar el control del único recurso de agua limpia que queda en la región? Seguro, todo es posible, e incluso puede haber datos disponibles para probarlo. Pero si no se verifica, no es válido.

La verificación, es cada vez más importante, ya que la calidad y la confiabilidad de la información disponible hoy en día enfrenta cuestionamientos desde varios frentes: desde la creación de «noticias falsas» y trolls que divulgan información errónea hasta usuarias y usuarios de redes sociales mal informados que difunden noticias sin verificar primero las fuentes.

Por ejemplo, durante las elecciones de Kenia en el 2017, circularon tuits falsos que parecían historias de la BBC o CNN con la intención de tergiversar la situación política. En India, la amplia difusión de información falsa sobre presuntos delincuentes ha ocasionado que personas sean asesinadas o golpeadas en las calles.

Cualesquiera que sean los objetivos de tu investigación, es importante que puedas defender cómo llegaste a la información que presentas como evidencia. Si se demuestra que algo en tu investigación no es cierto, eso socava tu investigación y cualquier narrativa o conclusión que presentes.

La mayoría de las técnicas de investigación en este Kit se pueden utilizar para descubrir evidencia y verificarla.

Existen diferentes niveles de evidencia durante una investigación, cualquiera que sea el camino que sigas, siempre intenta acercarte a la evidencia de primera mano a través de técnicas como la verificación. Estos son algunos ejemplos de fuentes de información que puedes necesitar abordar y verificar a lo largo de tus investigaciones.

  • Boca a boca. Un vecino escuchó que una autoridad local le niega el servicio a miembros de un grupo minoritario de tu comunidad. Esto suena más a un rumor por el momento, por lo que deberás acercarte más a los hechos.
  • Declaraciones de expertos. Una investigadora que ha dado seguimiento a este tipo de negación de servicios a grupos minoritarios te dice que es frecuente. La declaración de una persona experta es una buena manera de comenzar a validar la información que tienes, pero aún necesitas recopilar información de primera mano o encontrar más fuentes que indiquen lo mismo.
  • Testimonios de segunda mano. Hablas con las personas a las que se les niega este servicio, te estás acercando a los hechos reales, pero cualquier experiencia personal y declaración debe verificarse con otros testigos o con la documentación existente, si está disponible.
  • Documentos de investigación o informes. Por ejemplo, un informe de una ONG creíble describe este hecho en base a entrevistas con miembros de la comunidad directamente involucrados. Los documentos resultantes de la investigación te acercan un paso más, pero al igual que con las declaraciones de personas expertas, debes corroborar con testimonios o al menos con otra fuente que indique lo mismo.
  • Documentos oficiales. Un documento oficial documenta la denegación de los servicios. Los documentos oficiales firmados y fechados son siempre una prueba muy sólida, ya que puedes identificar a la institución y las personas responsables de documentar el caso y hacer un seguimiento con más preguntas si es necesario. Ten en cuenta el sesgo institucional, una oficina puede querer ocultar datos en lugar de exponer la verdad, especialmente si se les incrimina. Ahora tienes una buena evidencia en tus manos, pero algunas declaraciones de testigos o expertos la harán más sólida.
  • Fotos, video, audio. Existe una grabación que muestra cuándo ocurrió el incidente; esto puede ser un tesoro como evidencia. Si las imágenes y el audio son reales, se pueden vincular a la ubicación, la hora y las personas involucradas en el incidente. Ten cuidado con la manipulación de imagen y sonido comprobando los datos y metadatos EXIF, verifica la fuente, el contenido y no lo uses como evidencia sin contactar antes a las y los involucrados para confirmar que es exacto.
  • Evidencia de primera mano. Estás presente mientras ocurre la situación y quizás incluso logras filmar el incidente. Esta es evidencia de primera mano y la más fuerte para tu investigación. Tienes la oportunidad y, al mismo tiempo, la responsabilidad de documentar todo el incidente minuciosamente. También debes asegurarte de contactar a las demás personas involucradas para poder confirmar tus observaciones y pruebas, en caso de que alguien dude de la exactitud de tu investigación más adelante.

Cuándo verificar

La respuesta corta es siempre.

La verificación es un proceso iterativo. Tienes que seguir haciéndolo una y otra vez. El proceso no sólo está relacionado con una evidencia que descubres, sino también con la forma en que todas las piezas encajan.

Cualquier evidencia nueva que encuentres puede arrojar dudas razonables sobre la evidencia antigua que ya hayas verificado. Por eso es importante documentar tu evidencia; para que puedas volver sobre tus pasos y verificar una y otra vez.

Desafíos de la verificación

Si bien está en el corazón del proceso de investigación, la verificación también tiene muchos obstáculos. Es útil considerarlos incluso antes de comenzar. Además de cómo encontrar otras fuentes de información, tus propias suposiciones pueden ser uno de los mayores desafíos a superar, independientemente de lo que supongas sobre lo sucedido, tus prejuicios personales afectarán la forma en que se maneja y verifica la información. Muchas veces, puedes buscar fuentes de información que confirmen tus sesgos en lugar de examinar aspectos que podrían contradecir tus hallazgos.

Tus suposiciones sobre la credibilidad de tus fuentes humanas también pueden obstaculizar la verificación adecuada si estas suposiciones no son ciertas. Es esencial no dar nada por sentado, ya que incluso las fuentes más confiables a veces pueden equivocarse, incluso sin querer.

Otro desafío es encontrar formas creativas de verificación, estar preparados para usar las fuentes de información en maneras para las que no fueron diseñadas; por ejemplo, si deseas verificar si un funcionario público estuvo en algún lugar a pesar de que lo niega, es posible que no sólo quieras visitar sus cuentas de redes sociales, sino también las de sus familiares y amigos para encontrar pistas de mensajes, comentarios e imágenes que puedan confirmarlo o negarlo.

Cómo verificar

Es útil analizar cuidadosamente cualquier pregunta o duda que tengas sobre la información que has reunido, así como sobre tus propias suposiciones y el posible sesgo que tú o las demás personas involucradas puedan tener.

¿Qué sabes con total y plena seguridad?

  • Si es una imagen, ¿Sabes quién la tomó? ¿Cuándo fue tomada? ¿En qué cámara? ¿Dónde? ¿Cómo sabes que no ha sido modificada? ¿Alguien podría tratar de engañarte proporcionándote esta imagen?
  • ¿Puedes realmente confirmar que los temas y eventos que se muestran en una imagen son del día, hora, lugar e incidente específicos que estás investigando?
  • ¿El tema es polémico? ¿Hay partes que tienen algo que ganar al difundir esta información? Hay grupos que difunden información falsa con la esperanza de que alguien les preste atención sin verificar.

Hay tres fases principales para verificar la información:

  • Verificar la fuente. Dónde obtuviste la información y dónde se originó.
  • Verificar el contenido. Si es exactamente lo que dice ser.
  • Verificar su relevancia. Si encaja en tu investigación.

En cualquier investigación, recopilarás información de muchas fuentes diferentes. Algunas serán obvias, mientras que otras pueden ser menos claras. Puedes obtener un correo electrónico anónimo, un sobre con documentos, ver un video en las redes sociales o encontrar un documento en un sitio web al azar. Si hay alguna duda sobre el origen de esa información, es importante verificar su procedencia: si proviene de la fuente original, si es de alguien confiable, si es precisa o ha sido fabricada o manipulada, y si había algún motivo para enviarte esa información.

La información y la evidencia pueden tomar formas diversas y presentarse en varios medios: imágenes, videos, sonido, testimonios escritos y páginas web son sólo algunos. Para cada medio hay herramientas, técnicas y trucos que ayudan con el proceso de verificación y encontrarás muchos de ellos explicados en este Kit.

No necesitas aprender todo sobre cada medio antes de comenzar a investigar, habrá mucho qué descubrir a medida que avanzas, y también podrás aprender a través de la práctica. También están a tu disposición, si deseas profundizar, guías complejas de verificación escritas por expertos en el campo (por ejemplo, el Manual de verificación o el manual de Periodismo, noticias falsas y desinformación de la UNESCO).

Para examinar rigurosamente tus pruebas y mantener controlados tus sesgos, puedes documentar tu proceso de investigación y hallazgos y presentarlos a otras y otros investigadores para confirmar que tienen sentido para los demás.

Sin embargo, siempre asegúrate de que confías en aquellas personas con quienes compartes información en cualquier etapa de una investigación y de que tú y tus colaboradores y colaboradoras conocen las formas de mantenerse física y digitalmente seguros mientras se comunica y comparte información. Cada tema tratado en este Kit también contiene advertencias y consejos de seguridad útiles para aquellas personas que investigan por su cuenta o en colaboración.

Empieza donde estás

https://cdn.ttc.io/i/fit/1000/0/sm/0/plain/kit.exposingtheinvisible.org/il/Investigation-Concepts_02.png

Cuando recién comienzas a investigar, tiene sentido abordar el proceso desde el punto de entrada más cómodo y seguro.

Si eres el tipo de persona que explora en Internet, que conoce toneladas de trucos de investigación en redes sociales o eres bueno o buena para indagar en bases de datos e indexar información en línea sobre varios temas, comienza con eso. Si el espacio virtual no es lo tuyo, quizás debas comenzar observando y documentando lo que sucede en el mundo físico; Toma fotos, toma notas detalladas sobre eventos y situaciones, habla con las personas y ve si puedes ganar su confianza y construir fuentes.

No tiene sentido comenzar tu primera investigación experimentando con una forma completamente nueva o incómoda de recopilar información, simplemente comienza con aquello en lo que eres bueno.

Con la disponibilidad de dispositivos digitales y numerosas fuentes de información en Internet, es posible realizar varias tareas de investigación desde un escritorio; Las investigaciones digitales a menudo involucran principalmente investigación de escritorio, pero también pueden incluir investigación básica fuera de línea, como ir a la biblioteca y a los archivos, hacer llamadas telefónicas o una combinación de estos métodos.

La investigación digital significa que estás utilizando herramientas y medios digitales para investigar. El tema de tu investigación puede ser digital, como un video de YouTube, o puede ser análogico, como los activos inmobiliarios de un político.

Las bases de datos accesibles en Internet son una oportunidad para que las personas investigadoras descubran información más allá del método tradicional de sumergirse en archivos de registros físicos. Es posible recopilar, filtrar, conectar y verificar cada vez más datos utilizando herramientas digitales, sin embargo, realizar investigaciones desde detrás de una pantalla no es tan seguro y directo como parece.

Existen muchas amenazas digitales para las investigaciones, especialmente si las personas que están siendo investigadas temen que les sigan. Es por eso que, incluso cuando se realiza una investigación digital, hay importantes medidas de seguridad que debes conocer para reducir los riesgos. Leerás sobre ellas en este Kit.

Para algunas investigaciones, la pluma y el papel son el enfoque más apropiado, una combinación de técnicas de investigación tradicionales y nuevas puede ser muy efectiva. A menudo, a pesar de la abundancia de información en línea, existe evidencia que no se puede encontrar con los recursos digitales, es posible que no haya datos disponibles sobre tu tema en tu país; sin embargo, a menudo puedes encontrar más de lo que esperas simplemente optando por formas creativas de recopilar información.

Por ejemplo, las ONG financiadas por donantes de todo el mundo deben realizar estudios de antecedentes para explorar el contexto de su campo de interés antes de comenzar cualquier proyecto, durante este proceso a menudo realizan encuestas y recopilan conjuntos de datos detallados que nunca se publican.

Puede que tengas que averiguar cuántos ex-combatientes regresaron a sus pueblos en tu provincia y esa no es una tarea fácil, pero una organización que brinda apoyo psicológico a ese grupo específico puede tener esos números disponibles. Del mismo modo, es posible que desees conocer cómo la contaminación de un río ha afectado a tu comunidad, pero es difícil recopilar pruebas científicas precisas sobre el tema, quizás exista una ONG ambientalista que realizó investigaciones y entrevistas con quienes se enferman por beber agua contaminada.

En muchos casos, el público no puede acceder fácilmente a dicha información, especialmente cuando estaba destinada a servir como datos de fondo para otros fines, sin embargo, si le preguntas a la ONG y le explicas por qué necesitas estos datos, a menudo pueden estar dispuestas a dártelos o ayudar a que tu investigación avance.

Algunas investigaciones requerirán que realices tu propio trabajo de campo para reunir evidencia y verificarla. La investigación de campo significa que identificas y recopilas la información de primera mano y es tu responsabilidad documentar y confirmar su exactitud, puede consistir en grabar testimonios, recolectar muestras, observar eventos y lugares o visitar varios sitios para hablar con la gente. Estos enfoques también se abordarán a lo largo del Kit.

También debes tener cuidado al hacer una investigación de campo, ya sea que te pongas en contacto con personas para averiguar si pueden ser tus fuentes, reunirte con ellas para recopilar más información o ir a un lugar para examinar evidencia, es vital estar al tanto de los diversos riesgos involucrados en cada paso. Los riesgos para tu seguridad personal y la de los demás pueden ser elevados. A veces podrás reducir esos riesgos, pero otras veces pueden ser demasiado abrumadores para que puedas realizar la investigación. Saber cuándo reconsiderar, pedir ayuda o dejar de lado un proyecto por un tiempo si es posible, también es una actitud saludable y una ventaja como investigador.


Febrero 2020